Utilizamos cookies propias y de terceros para el análisis de la navegación web y mejorar la experiencia de usuario.

Al hacer clic o navegar, aceptas que recopilemos información.

ESTOY DE ACUERDO
+ INFO
  • pantano guadalest Bienestar

    Los trucos infalibles que querrás probar para comer sano durante las navidades

    comida de navidad en familia
    [kkstarratings force]
    Tiempo de lectura: 4 minutos

    Año tras año, las fiestas navideñas son sinónimo de comilonas sin fin donde olvidamos por unos días la báscula. Es una práctica habitual y siempre tendemos a pensar eso de “un día es un día”. Pero lo cierto es que se trata de un día tras otro y al final tantos excesos pasan factura.

    Es hora de quitar estigmas asociados a las fiestas navideñas y pensar que comer sano en navidad es posible. Además, no tiene por qué ser aburrido ni soso y mucho menos hacernos sentir que estamos a dieta.

    Seguir unos hábitos saludables durante estas semanas es muy sencillo y será la pieza clave para disfrutar sin remordimientos.

    Los propósitos de enero empiezan en diciembre

    Nunca esperes a una fecha clave para empezar a cuidarte ya que la mejor fecha es siempre hoy. No vale eso de “mañana / el lunes empiezo”, así que empieza tus buenos propósitos desde ya mismo.

    Cuanto antes lo hagamos, antes nos acostumbraremos a ello y podremos implementarlo el resto del año y no solo en navidad.

    A veces cuesta más tomar la decisión de dar el paso que la práctica en sí. Con unos sencillos gestos veremos cómo nos encontramos mucho mejor y no tenemos esas digestiones tan pesadas de las comidas copiosas.

    Hotel VIVOOD service restaurant

     

    Reduce la ingesta de sal

    Muchas veces abusamos de ella pensando que los platos van a tener mejor sabor cuanta más sal tengan. Además de no ser cierto, el exceso de sal hace que se pierda el sabor original del producto y puede arruinarlo.

    Por otro lado, desde el punto de vista médico, como ya sabemos, el consumo excesivo de sal puede provocar hipertensión. La hipertensión es una enfermedad crónica que puede derivar en otros problemas de salud graves, por lo que hay que tomarla en serio.

    Para evitar pasarnos con la sal, lo mejor es seguir estos dos trucos:

    • Si estamos cocinando, añadir la sal casi al final del cocinado y no durante todo el proceso. Será el momento justo de probar el sabor y si falta sal, rectificarlo entonces.
    • Cuando no hayamos cocinado nosotros y estemos sentados a la mesa, probaremos primero la comida.  Si después de probarla la encontramos sosa podremos añadir un poco de sal.

    Los dulces, solo como fin de fiesta de las comidas

    Con la navidad llegaron los turrones, mazapanes, yemas y otras tantas tentaciones cargadas de azúcar y calorías. No hace falta ir tapándose los ojos cuando vemos alguna de esta delicia navideña pero sí saber cuándo tomarlos. Sabemos que es demasiado fácil picar, especialmente si somos golosos y nos cuesta controlarnos.

    Para no pasarnos con el dulce y no tener que privarnos de él, la mejor fórmula es no tenerlos a la vista. Ojos que no ven… turrón que no te comes. Es así de simple. Podemos sacar el surtido de dulces únicamente al final de las comidas, acompañando el café o para agasajar a nuestros invitados.

    Puede ser el capricho al final del día o nuestro premio dulce después de pasarnos todo el día cocinando.

    Combatir los excesos navideños

    Evitar excesos con el alcohol

    El alcohol suele estar presente en todas las celebraciones, pero hay que contenerse. Además de estar totalmente reñido con la conducción y provocar malestar de estómago, también es un enemigo de la línea.

    El alcohol tiene un alto contenido de calorías y algunas bebidas alcohólicas incluso superan las que tiene una comida. Y encima no aporta ningún nutriente.

    No hace falta brindar con agua, si bien es cierto que el agua es nuestra gran aliada en las navidades. Ayuda en las digestiones, nos permite mantener la temperatura corporal normal y favorece la eliminación de las toxinas.

    Pero para esas ocasiones especiales en las que acostumbramos a prepararnos una bebida alcohólica, tenemos la solución: buscar un sustituto. Hay muchas opciones, todas ellas llenas de sabor y de originalidad con las que no echaremos de menos el alcohol. Podemos probar con:

    • Una sangría sin alcohol, sustituyendo el vino por zumo de granada y añadiendo zumo de naranja y gaseosa.
    • El típico ponche navideño hecho a partir de zumo de frutas como piña, manzana o limón y con un toque picante gracias al jengibre fresco.
    • Agua saborizada con frutas, hierbas o especias, una refrescante manera de acompañar las comidas y cenas.

    brindis

    Respetar los horarios de descanso

    Parece una obviedad, pero es tan importante la alimentación como el tiempo que dedicamos a dormir bien.

    En navidades las comidas terminan alargándose con la sobremesa, pero no por ello debemos descuidar el tiempo de sueño. Si descansamos bien por la noche, nos despertaremos con energías por la mañana para seguir con todas las tareas pendientes.

    La alimentación y el sueño están relacionados ya que los alimentos que tomamos pueden interferir en nuestros hábitos de sueño. De cara a la noche será preferible no tomar café y otros alimentos que lleven cafeína o estimulantes. En cambio lo más adecuado será optar por alimentos que aumenten la melatonina y la serotonina para descansar mejor. Algunos de ellos son los lácteos, los huevos, las frutas y frutos secos o el pescado azul.

    Escoger una comida saludable también fuera de casa

    Ya no nos quedan excusas para comer mal. Es posible desterrar los fritos, los alimentos poco saludables y los menús navideños que parecen más propios de un convite nupcial.

    Y no solo en casa, también cuando decidimos disfrutar de una comida o cena navideña sin tener que cocinar nosotros. En la actualidad muchos restaurantes se han sumado a la propuesta de la alimentación saludable. Preparan platos apetecibles, ricos y con productos de primera calidad elaborados de manera sana y beneficiosa para el organismo.

    Un buen ejemplo de ello es el restaurante de Vivood, situado en este hotel alicantino lleno de encanto. Cuenta con una ubicación excelente, rodeado de naturaleza en pleno valle de Guadalest, algo que lo hace único. Pero lo que verdaderamente lo convierte en un restaurante saludable es su gastronomía. Una carta en la que priman la cocina local y de producto, los pilares de la filosofía km 0 y slow food.






    DEJA UN COMENTARIO


    ENVIAR
    sello garantia 360