Utilizamos cookies propias y de terceros para el análisis de la navegación web y mejorar la experiencia de usuario.

Al hacer clic o navegar, aceptas que recopilemos información.

ESTOY DE ACUERDO
+ INFO
pantano guadalest Naturaleza

Atardeceres de la Costa Blanca, los mejores sitios para disfrutar de ellos cerca de VIVOOD.

[kkstarratings force]
Tiempo de lectura: 5 minutos

La Costa Blanca es la zona del litoral Mediterráneo que rima con la definición de escenario idílico, sobre todo para sus atardeceres:

Amplias playas de arena suave, beneficiadas por la majestuosidad del Mar Mediterráneo y bañadas por un sol radiante, poco dado a la inconstancia.

Uno de los regalos que nuestros huéspedes pueden brindarse cuando visitan VIVOOD es disfrutar de los atardeceres que se despliegan en la Costa Blanca.

En este artículo te recomendamos varios sitios muy interesantes, cercanos a VIVOOD, para disfrutar de la experiencia.

Calpe: perspectiva única del Peñon de Ifach

Ya sabéis que nuestro hotel se ubica en la Carretera de Guadalest-Alcoy, en el número 10, del municipio de Benimantell.

A 33 kilómetros de distancia, que se traducen en poco más de tres cuartos de hora en coche, si hay tráfico fluido, podemos visitar Calpe.

Calpe es una localidad célebre por la calidad y hermosura de sus playas, como sucede con la del Arenal-Bol.

En este municipio alicantino podrás disfrutar también del Peñón de Ifach, una gigantesca formación de piedra caliza, que alberga una enorme variedad de aves.

Para disfrutar de algunas de las panorámicas más valiosas de Levante, os recomendamos la excursión a la cima de este peñón.

Este es uno de los más representativos de la Península Ibérica junto al de Gibraltar.

Para coronarlo, hay que recorrer una ruta de dos horas y media, que ofrece recodos para tomar instantáneas de un paraje (y sus alrededores) espectacular, que fue declarado Parque Natural en 1987.

Eso sí: para realizar este ascenso, resulta clave ir equipado adecuadamente como excursionista.

Desde la cima, se contempla una perspectiva del atardecer de Calpe con el mar que genera un asombro silencioso.

Lindando con este peñón, que en su momento jugó como polo de atracción para diferentes civilizaciones, como la fenicia, están las ruinas de la Pobla de Ifac

Esta fue una ciudad medieval amurallada.

Calpe también «presume» de contar con la «Muralla Roja» un emblemático edificio, similar a un castillo, concebido por el arquitecto Ricardo Bofill.

Por cierto, no muy lejos de esta localidad se conserva una joya histórica, que ofrece la oportunidad de maravillarse con piscinas talladas en piedra.

Su pervivencia documenta la relevancia que disfrutó Calpe como urbe comercial en tiempos de los romanos.

El caso es que un atardecer en Calpe representa un regalo para los sentidos.

El que hemos tenido fortuna de contemplar para este reportaje se caracteriza por su mar de nubes.

Cuenta con un cromatismo solar que reta la imaginación, mientras una brisa reparadora relaja y enciende los sentidos.

Altea: atardeceres con «salud para todos»

Más cerca de VIVOOD está Altea, ubicada a 21,5 kilómetros de nuestras instalaciones, a las que se puede acceder en poco más de media hora en automóvil, si la circulación discurre con fluidez.

Este municipio hunde sus raíces en un rico legado árabe (el nombre raíz de este emplazamiento, dado por los musulmanes, Althaya, significa «salud para todos»).

Si visitas el pueblo antiguo, Altea La Vella, te cautivará su constelación terrestre de casas blancas, que discurre por calles empedradas.

Una de las singularidades que ofrece Altea es la producción artesanal que brindan sus comercios.

Al atardecer puede ser un buen momento para adquirir una artesanía de calidad, que marque diferencias en, por ejemplo, vuestro menaje.

Si cuentas con alguna amistad en este municipio, o trabas confianza o cercanía con alguno de sus lugareños, o incluso si reservas alojamiento para la ocasión.

Nosotros te recomendamos vivamente que te ubiques en el tejado o balconada de alguna de las casas de Altea, donde gozarás de una perspectiva espectacular.

Si decides contemplar un atardecer en Altea, quedarás prendado por la serenidad que irradian sus playas.

Se encuentran acunadas por un azul prístino, casi transparente, beneficiado por las temperaturas suaves y un sol benéfico.

Además, los arenales de esta localidad gozan de una amplia nómina de banderas azules (un sistema internacional de certificación ambiental e higiénica de las aguas de una playa).

Si sois amantes de la experiencia nudista, la calita Solsida es una estupenda opción. Y si preferís ejercitaros en deportes acuáticos, la de Cap Negret es la más recomendable.

Punta de Canfali: vistas memorables de la bahía

Eso sí, seguramente su mejor atardecer sea, como se apunta en la Guía Repsol, el que emana de su casco histórico, que recoge la esencia de su carácter primigenio como pueblo pesquero.

En ese contexto, el Mirador de la Punta Canfali ofrece una de las perspectivas más hermosas de toda la costa española.

Su decoración, blanca y azul, que combina muy bien con el mar cercano, es propicio para sumergirse en unas vistas increíbles de la bahía, que poco a poco se diluyen en los últimos rayos naranjas que el dios Sol posa sobre su viejo amigo Mediterráneo.

Todo este ritual mientras los niños juegan y los veteranos reposan en la plaza…

Entre la playa del Bol Nou y la del Paraíso, en Villajoyosa, se puede disfrutar de un atardecer como el captado por la cámara de Dexton Markson, ganador del VI Concurso Fotográfica de Alicante Natural 2019.

Una mirada que se deja seducir por la obstinada persistencia de las ensenadas jonenses, que dejan paso a un azul elegancia, hecho de una combinación turquesa y azul marino que contrasta un horizonte anaranjado (el color de la vitalidad, el tono de la energía) y un mar de nubes que duda entre guarecer o romper a llover.

Campello: tonos rojizos de tarde en plenitud

Por su parte, Campello forma parte de la comarca histórica de Alicante: sus 23 kilómetros costeros ofrecen 17 playas o calas. Su esencia pesquera, unida a la vitalidad de la luz alicantina, donde el sol pinta alguno de sus tonos rojizos y anaranjados más bellos de la costas ibéricas, dejan un asombro quedo y llena de gratitud al viajero, que goza con uno de sus atardeceres de plenitud.

Belleza que despierta tus sentidos

Sin lugar a dudas la Costa Blanca es un lugar ideal para deleitar tus sentidos, y como colofón para disfrutar de un atardecer inimitable, la mejor opción es disfrutar de un coctel con tu pareja en la piscina infinity de VIVOOD.






DEJA UN COMENTARIO


ENVIAR
sello garantia 360

SIÉNTETE ÚNICO

Experiencias diseñadas para cuidar de ti