10 cosas que sólo puedes hacer en Guadalest

turismo en guadalest

27 Abr 10 cosas que sólo puedes hacer en Guadalest

El Castell de Guadalest fue declarado conjunto histórico-artístico en 1974 y está considerado como uno de los Pueblos más Bonitos de España. ¿Te preguntas por qué? Por la espectacular belleza de sus paisajes, por sus tradiciones, historia y cultura, por su suculenta cocina, por sus singulares museos… Y por todo aquello que sólo encontrarás perdiéndote por sus encantadoras callejuelas enclavadas en la roca.

Disfruta de estas cosas made in Guadalest

Te proponemos ideas curiosas que te sorprenderán, sabrosas propuestas para deleitarte, otras tradicionales y típicas del lugar. ¿Por cuál vas a empezar?

1. Ver increíbles miniaturas y el sorprendente arte micro-gigante de Manuel Ussà

En el Museo de Microminiaturas de Guadalest podrás admirar lupa en mano una curiosa colección de arte. Contemplarás maravillas como La Maja Desnuda de Goya pintada en el ala de una mosca.

Por su parte el Museo Micro-Gigante tampoco te dejará indiferente… En él conviven dos colecciones, una de miniaturas y otra de esculturas gigantes. Encontrarás miniaturas tan sorprendentes como el portal y el campanario de Guadalest representados en un cuarto de centímetro. También uno de los autorretratos más pequeños del mundo, el del propio artista Manuel Ussà tallado en un grano de arena.

2. Descubrir un tesoro entre montañas: la joya esmeralda de Alicante

En un lugar con un paisaje tan fascinante como el Valle de Guadalest el senderismo no puede faltar… Una de las rutas con más encanto consiste en rodear el embalse de Guadalest, también conocido como la joya esmeralda. Al vislumbrar sus aguas turquesa, que fusionan los azules del cielo y los verdes de la abundante vegetación, constatarás que bien merece ese nombre.

Frondosidad donde las haya, preciosos colores de las aguas, unas vistas increíbles del espectacular Castillo de Guadalest y de La Sierra de Aitana, son sólo algunas de las maravillas que podrá disfrutar a lo largo de este agradable recorrido de unos 10 Km.

Y si prefieres disfrutar del embalse de Guadalest desde otra perspectiva, tal vez desees apuntarte a la travesía a nado que se realiza cada verano. Un recorrido de 2.500 metros en un enclave inmejorable, en el que natación y naturaleza van de la mano.

pantano de guadalest

3. Saborear la irresistible cocina tradicional guadalestina

¿Dispuesto a disfrutar de los aromas y sabores más típicos de estas tierras? En ese caso déjate deleitar por platos como el conejo al “all i oli”. Degusta los tradicionales “pilotes de dacsa“, unas bolas de carne y harina de maíz guisadas, que están increíbles. No deberías perderte los minxos, que son una especie de empanadas de verduras exquisitas. Y no te vayas sin probar uno de los guisos estrella: l´Olleta de Blat, un cocido de harina de trigo que te fascinará.

Tampoco olvides dar algún bocado dulce para completar una comida de las que dejan huella. Prueba postres caseros a base de almendra y otros productos de Guadalest con los que endulzarte.

4. Pisar el escenario de una comedia romántica de Tom Hanks

¿Sabías que Guadalest ha servido incluso de escenario cinematográfico? En el pueblo se rodó una de las escenas de “Mi vida en ruinas”, secuela de la exitosa “Mi gran boda griega”. Uno de sus productores es nada más y nada menos que Tom Hanks.

En la comedia aparece parte de la plaza del pueblo y las vistas panorámicas del embalse de Guadalest simulando ser Grecia. ¿Resulta curioso, verdad?

5. Conquistar el Castillo de Guadalest

Sin duda, una de las cosas que hacen único a Guadalest es el extraordinario Castillo de San José. De singular belleza e interés histórico, es uno de los más visitados de España.

Esta fortaleza creada por los musulmanes en el siglo XI, está ubicada en una roca en la parte más alta del pueblo, por lo que ofrece unas espectaculares vistas panorámicas del Valle de Guadalest. Además, gracias a su situación estratégica, tuvo un papel muy importante a lo largo de la Edad Media y Moderna.

Los terremotos que asolaron Guadalest en 1644 y 1748 y la voladura que sufrió el castillo en 1708 con motivo de la Guerra de Sucesión fueron los culpables de su destrucción. A pesar de ello, se encuentra en un aceptable estado de conservación.

Pasear por los restos antiguos de su fortaleza, por su muralla y por el centro histórico te trasladará a una ciudad medieval. ¿Te apetece viajar en el tiempo?

castillo de guadalest

6. Regalar (te) deliciosa miel de montaña del Valle de Guadalest

Si cuando visitas un pueblo con encanto te gusta probar los productos regionales y llevártelos contigo a modo souvenir, en Guadalest tienes para elegir. Encontrarás variedad de productos típicos como la miel, los frutos secos, los nísperos y los vinos, además de otros productos elaborados con ellos. Y es que, ¿qué mejor que las delicias de la tierra para hacer un regalo de regreso a casa?

Entre todos ellos destaca la miel de montaña elaborada en el propio Valle de Guadalest. Se recolecta de las flores del Tomillo, Romero y Almendro, por lo que tiene un sabor muy puro y natural. Gracias a su intensidad puede incluso usarse como sustitutivo del azúcar.

6. Viajar al siglo XVIII 

El museo etnológico de Guadalest se encuentra en una casa típica del siglo XVIII construida sobre la roca dentro de la fortaleza árabe. Con sus contenidos da a conocer la producción agrícola y la vida cotidiana de épocas pasadas en el valle.

Encontrarás un molino hidráulico, un lagar, un horno de pan, una colección de armas antiguas y muchos más utensilios de trabajo. Además se puede ver una reproducción de la despensa, del hogar y el corral con animales. Y también una muestra del proceso de elaboración del aceite con una almazara.

Una visita ideal para conocer las costumbres de los campesinos del Valle de Guadalest de aquella época.

7. Contemplar el espectáculo de la floración de los almendros

Cualquier época del año es buena para visitar Guadalest, pero si coincide con los almendros en flor, el paisaje que te dé la bienvenida será todavía más espectacular… Imagina los miles de almendros que crecen en los campos del valle cubiertos de flores rosáceas y blancas componiendo un cuadro inolvidable. Este año, a mediados de febrero ya hemos podido empezar a disfrutarlo:

Paisaje junto a VIVOOD

El clima y la sequedad de la tierra de Guadalest favorecen el desarrollo del almendro, que año tras año adelanta la llegada de la primavera. Este espectáculo natural está servido hasta finales de marzo aproximadamente.

9. Adentrarte en un Jardín Mágico repleto de sorpresas

Árboles con alas, hormigas gigantes trepando troncos y un sinfín de originales esculturas crean una atmósfera de fantasía a las puertas del Museo de Arte Contemporáneo Ribera Girona.

El Jardín Mágico es un lugar fuera de lo común en el que no puedes dejar de mirar a tu alrededor… Y en cualquier rincón una colorida mariposa tallada en piedra puede sorprenderte.

10. Disfrutar una experiencia única en el primer hotel paisaje de España

Si quieres disfrutar de todos estos planes en Guadalest sin prisas, alojarte en VIVOOD es una estupenda idea. Nuestro hotel paisaje es ideal para el viajero que busca vivir nuevas sensaciones y disfrutar de la calma.

Por ello, las exclusivas suites están diseñadas para conectar con la naturaleza sin renunciar a todas las comodidades de un hotel de lujo.

Estamos ubicados en el corazón del Valle de Guadalest, privilegiado enclave que te invita a desconectar y evadirte. Y por supuesto a hacer esas cosas que sólo puedes hacer en Guadalest

También te puede interesar...

No Comments

Post A Comment


0
Menciones